Corriéndose en la cara al aire libre

Este par de guarros follan como locos delante de todo el mundo. No tienen vergüenza en hacerlo pues son unos desconsiderados que sólo piensan en su propio placer.